Inteligencia Artificial, ¿exclusiva de los grandes?